Promover la grasa marrón para luchar contra la diabetes tipo 2

Pin It

Muchas personas en el mundo tienen diabetes tipo 2. Solo en Estados Unidos, la cifra es de decenas de millones. La enfermedad se caracteriza por un nivel elevado de azúcar en la sangre y la aparición de resistencia a la insulina, la hormona que permite a las células utilizar el azúcar presente en la sangre para obtener energía. Esta enfermedad se ha relacionado con la obesidad, ya que el exceso de tejido adiposo blanco (tejido graso comúnmente llamado grasa blanca, que contiene la mayor parte de la energía almacenada en el cuerpo) se asocia con un nivel elevado de azúcar en la sangre y resistencia a la insulina en personas susceptibles.

Los seres humanos y otros mamíferos también tenemos un segundo tipo de grasa, conocida como tejido adiposo marrón o simplemente grasa marrón, que es capaz de quemar grasa como forma de aumentar el calor corporal cuando la temperatura del ambiente es fría. El tejido adiposo marrón se ha investigado como instrumento potencial para la pérdida de peso, pero también se ha venido sospechando que puede ser capaz de mejorar el nivel de azúcar en sangre independientemente de su ayuda a perder kilos de más.

Un equipo que incluye al doctor Perry E. Bickel y a la doctora Violeta I. Gallardo-Montejano, ambos del Centro Médico del Sudoeste, dependiente de la Universidad de Texas en Estados Unidos, se propuso averiguar hasta qué punto el tejido adiposo marrón puede ayudar a que el cuerpo regule bien los niveles de azúcar en sangre, independientemente de su efecto en el peso corporal.

El equipo de investigación ha comprobado que efectivamente la grasa marrón parece ser capaz de desempeñar un importante papel protector contra la diabetes. Los investigadores hicieron este descubrimiento mientras estudiaban la PLIN5, una proteína que recubre las gotas de lípidos en el interior de las células, particularmente en el tejido adiposo marrón.

Cuando el equipo modificó genéticamente ratones, los animales, que tenían un exceso de PLIN5 en el tejido adiposo marrón, mantuvieron unas concentraciones de azúcar en sangre significativamente menores y una mayor sensibilidad a la insulina durante las pruebas de tolerancia a la glucosa, en comparación con los ratones con niveles normales de PLIN5. También era meno su tendencia al hígado graso, un rasgo nocivo asociado a la diabetes de tipo 2.

Buscando el mecanismo subyacente en estos cambios positivos, los científicos descubrieron que las mitocondrias en las células de tejido adiposo marrón de los ratones modificados genéticamente se habían adaptado para quemar más grasa, de forma similar a lo que se observa en los animales normales sometidos a temperaturas ambientales bajas. Sin embargo, la adaptación no era suficiente para explicar el efecto de reducción del azúcar en sangre. Los investigadores comprobaron que los adipocitos blancos de los animales que tenían un exceso de PLIN5 en sus adipocitos marrones eran más pequeños y presentaban reducciones en algunos marcadores de inflamación, cambios que se asocian a una mejor sensibilidad a la insulina y un mejor metabolismo del azúcar.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

Pin It