Los virus de las heces pueden ayudar a combatir la obesidad y la diabetes

Pin It

Un nuevo estudio sugiere que los virus de las heces podrían ser efectivos contra la obesidad y la diabetes tipo 2

Los trasplantes fecales se usan actualmente para tratar ciertos tipos de diarreas resistentes a los antibióticos y también para enfermedades inflamatorias intestinales. Un nuevo estudio de la Universidad de Copenhague sugiere que el contenido intestinal trasplantado también podría ser efectivo contra la obesidad y la diabetes tipo 2.

Ya que, a los ratones obesos, con una dieta alta en grasas, al momento en que les trasplantaron las heces, sin bacterias, disminuyeron significativamente el aumento de peso y normalizaron su tolerancia a la glucosa.

En los últimos años, los trasplantes fecales de donantes sanos a pacientes enfermos se han convertido en una forma popular de tratar un tipo grave de diarrea causada por la bacteria Clostridioides difficile en humanos.

Ensayos recientes en ratones sugieren que un tratamiento similar, en el que solo se trasplanta el virus de las heces, puede ayudar a las personas que padecen obesidad y diabetes tipo 2.

La mayoría de las partículas de virus transmitidas son los llamados bacteriófagos, virus que atacan específicamente a otras bacterias y no a los humanos.

El método también parece proteger a los ratones contra el desarrollo de intolerancia a la glucosa (una característica distintiva de la diabetes tipo 2).

Ya que, esta es una enfermedad que inhibe al cuerpo para absorber adecuadamente el azúcar. Los experimentos demostraron que los ratones obesos, que recibieron un trasplante de virus intestinal de ratones magros, reaccionaron de manera similar a los delgados cuando recibieron una inyección de glucosa.

“En los ratones obesos con una dieta alta en grasas, que no recibieron el trasplante de virus, se observó una disminución de la tolerancia a la glucosa, que es un precursor de la diabetes. Por lo tanto, hemos influido en la microbiota intestinal de tal manera que los ratones con estilos de vida poco saludables no desarrollan algunas de las enfermedades comunes desencadenadas por una dieta pobre “, explica el estudiante de doctorado Torben Sølbeck Rasmussen, primer autor del estudio.

Él enfatiza que el método no es una solución independiente y que debe complementarse con un cambio en la dieta. Además, el tratamiento probablemente no se centrará en la obesidad general, sino en los casos más graves.

Se entiende que la obesidad y la diabetes tipo 2 están relacionadas con desequilibrios en la microbiota intestinal, también conocida como flora intestinal.

En los últimos años, se ha descubierto que la composición de los virus en el intestino desempeña un papel crucial en el equilibrio de esta microbiota. “Si se come mal durante el tiempo suficiente, corren el riesgo de crear un desequilibrio en su tracto intestinal. Aquí, tenemos un medio de recuperar el equilibrio al disparar las partículas de virus que faltan en el sistema”, dice Dennis Sandris Nielsen.

Los investigadores extrajeron heces de ratones alimentados con una dieta estándar baja en grasas. Luego se filtraron las heces para que todas las bacterias vivas se clasificaran, mientras que las partículas de virus, principalmente bacteriófagos, se concentraron.

Los virus fueron trasplantados a través de un tubo en los ratones que habían estado en dietas altas en grasas durante seis semanas. Después, los ratones continuaron con la dieta alta en grasa, durante otras seis semanas. Posteriormente, los ratones se examinaron con una prueba de glucosa y se midió el aumento de peso.

Solo virus: sin bacterias

El estudio aborda uno de los problemas actuales con los trasplantes fecales. Hoy en día, las heces se trasplantan sin filtrar, en la creencia que son las bacterias intestinales las más efectivas.

Sin embargo, en casos raros, el método produce efectos secundarios cuando las enfermedades se transmiten inadvertidamente a través de las bacterias de las heces trasplantadas.  De hecho, un paciente en los Estados Unidos murió por tal hecho en el 2019.

“Nuestro estudio demuestra que hay un efecto después de que las bacterias vivas se hayan filtrado de las heces. Por lo tanto, se transmiten principalmente partículas de virus. Esto hace que el método sea más seguro”, dice Dennis Sandris Nielsen.

Él espera que en un futuro el método pueda implementarse ampliamente. Se necesitan más experimentos y, obviamente, también ensayos en humanos.

Fuente: ngenespanol.com

 

Pin It