Cómo tratar a pacientes con disfunción endocrina que padecen COVID-19

Pin It

Una reciente publicación reúne varias recomendaciones sobre cómo manejar a personas con disfunción endocrina que sufren COVID-19. Los endocrinólogos hacen referencia a patologías de las glándulas suprarrenales y a la diabetes, sobre las cuales los médicos deben prestar especial atención por ser un grupo de elevado riesgo.

La pandemia de COVID-19 representa importantes desafíos para tratar a aquellos grupos de alto riesgo, como son los afectados por patologías crónicas o aquellos que toman corticoides.

Patologías suprarrenales

Las glándulas suprarrenales se ubican sobre los riñones y producen varias hormonas. Estas sustancias químicas incluyen el cortisol y las hormonas sexuales que, junto con la glándula pituitaria (hipófisis) y el hipotálamo, regulan aspectos fundamentales para la vida, como la tensión arterial, la inmunidad y la respuesta del cuerpo frente al estrés.

Esta glándula puede sufrir trastornos debido a una mutación, un tumor, una infección o una enfermedad autoinmune. En otras ocasiones, la patología surge de un problema en otra glándula que forma parte del eje de control, como la glándula pituitaria o el hipotálamo. Además, algunos fármacos pueden ocasionan alteraciones en su funcionamiento.

Dentro de estas patologías se encuentra la insuficiencia suprarrenal primaria o también llamada enfermedad de Addison, donde hay un déficit de hormonas corticosuprarrenales por daño en las glándulas adrenales.

La insuficiencia suprarrenal primaria afecta a alrededor de 100-140 personas por millón, mientras que la insuficiencia secundaria, donde hay daño de la pituitaria, o terciaria, que afecta al hipotálamo, afectan a alrededor de 150 a 280 personas por millón.

En casos opuestos, como el síndrome de Cushing, se secreta un exceso de cortisol, que en la mayoría de casos es debido a un adenoma y, excepcionalmente, a un carcinoma.

Los glucocorticoides (corticoides) son hormonas esteroideas que se secretan en niveles insuficientes en las personas con trastornos de las glándulas suprarrenales.

Insuficiencia suprarrenal y COVID-19

Un artículo, que aparece en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, hace una revisión de los riesgos que implica la infección con SARS-CoV-2 en pacientes con patologías de tipo endocrinas. La revisión se refiere a la insuficiencia suprarrenal y a la diabetes. Además, da recomendaciones sobre cómo tratar a pacientes con disfunción endocrina que padecen COVID-19. 

Estos riesgos deben ser tenidos en cuenta con respecto a la dosis de terapia de reemplazo de glucocorticoides que estén ingiriendo.

Los autores enfatizan que las personas con insuficiencia suprarrenal y las que toman glucocorticoides a largo plazo deben seguir sus «reglas de los días de enfermedad». Esta es una serie de procedimientos acordados entre el paciente con su médico cuando los síntomas empeoran. Esto incluye beber muchos líquidos y duplicar su dosis diaria de corticoides, según las recomendaciones del médico.

Además, los autores aconsejan que la misma precaución se extienda al 5 % de la población que consume corticoides a largo plazo para tratar afecciones inflamatorias.

Hay que ser especialmente cuidadosos con aquellos pacientes que toman dosis bajas de corticoides. Ellos pueden tener una mayor susceptibilidad a COVID-19, debido a los efectos inmunosupresores de estos fármacos, entre otras causas.

El artículo también recomienda que las personas que toman corticoides y que desarrollan síntomas de COVID-19 deben duplicar inmediatamente su dosis diaria. Los autores reiteran que los profesionales sanitarios deben considerar a todos los que toman corticosteroides en la categoría de alto riesgo para COVID-19.

Diabetes y riesgos

Se sabe que las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de presentar un cuadro grave de COVID-19. Estos datos provienen de los primeros informes de Wuhan, China, donde se originó la pandemia.

Se estima que más del 10 % de la población de los Estados Unidos, unos 34,2 millones de personas, tiene diabetes, lo que constituye un numeroso grupo de personas en riesgo. También incluye algunos consejos generales para estos pacientes.

El autor principal, Paul Stewart, profesor de medicina de la universidad de Leeds en el Reino Unido, explica en el nuevo artículo: «Existe evidencia temprana de China de que aquellos pacientes que tienen trastornos endocrinológicos enfrentan riesgos adicionales de COVID-19. La imagen científica indica que estas personas necesitan aislarse por sí mismas, para tratar de reducir la posibilidad de infección de la misma manera que la población de fondo».

Por lo tanto, es importante que los médicos estén atentos al evaluar a las personas con diabetes que muestran síntomas, señala el artículo.

Tratamientos prometedores

Los autores también revisan tratamientos potenciales para COVID-19, cuyos blancos están relacionados con el sistema endocrino.

Uno de esos blancos es el receptor de la enzima convertidora de angiotensina (ECA2), que el SARS-CoV-2 usa para ingresar a la célula huésped. Debido a esto, se están realizando ensayos clínicos con un tratamiento que puede bloquear dicho receptor, retrasar la entrada y propagación del virus. Este es el caso del APN01, fabricado por APEIRON, cuyo ensayo clínico está en curso.

Otro potencial fármaco es el camostat mesylat, que fue aprobado en Japón para el tratamiento de la pancreatitis. Se ha visto que reduce la transmisión viral, al evitar que el SARS-CoV-2 ingrese a los pulmones.

Pero todavía tendremos que esperar para ver los resultados de estos ensayos clínicos, cuya acelerada realización puede darnos grandes esperanzas.

Fuente: nacionfarma.com

Pin It