Buen hábito #1, la meditación