¿Puede la alimentación ser un aliado para controlar la diabetes tipo 2?