Ocho tipos de orina que podrían decir algo importante sobre la salud

Pin It

El color de la orina humana ha sido desde la antigüedad una herramienta muy útil para el diagnóstico de diferentes padecimientos, pues todo tipo de alteraciones en su color, densidad y olor puede estar indicando que algo no está bien en nuestro organismo.

A través de la orina expulsamos a diario cientos de desechos que nuestro cuerpo no necesita y que provienen de todo lo que comemos y bebemos. Sin embargo, la también puede servir para alertarnos de algún problema de salud, ya que cuando algo no anda bien, la tonalidad puede cambiar y se puede presentar un olor fuerte que nos puede resultar desagradable.

Muchos de nosotros desconocemos qué puede decir nuestra orina de la salud e ignoramos las posibles alteraciones que podemos sufrir al orinar. Es muy importante saber qué puede estar pasando en nuestro organismo y cómo podemos alarmarnos con tan solo prestar atención.

Color amarillo claro
La orina de una persona saludable es de color amarillo brillante casi transparente. Ese color característico se debe a un pigmento llamado urobilina. Nuestra orina normal transporta esas urobilinas, las cuales se diluyen en agua y crean ese color amarillo casi transparente que indica que tenemos una correcta hidratación. Por lo tanto, si el color amarillo es intenso quiere decir que estamos deshidratados.

Sin embargo, si el color de la orina es demasiado claro y la persona tiene la necesidad de orinar frecuentemente, puede tratarse de la intoxicación por agua, o sobrehidratación, que se produce cuando la persona consume agua en exceso. Por otro lado, si la tonalidad es clara, se siente deseos de orinar frecuentemente, pero no se ha ingerido mucho líquido, entonces podría indicar que la persona tiene diabetes.

Turbia
Una orina turbia puede indicar que contiene fosfato, lo cual podría ser producto de piedras en el riñón. Si la orina continúa turbia durante algunos días es un signo claro de una infección en el tracto urinario, por lo que se recomienda visitar al médico. Por lo general, el color turbio viene acompañado de un olor fuerte en la misma y deseo frecuente de ir al baño. En el caso de los hombres, el color de orina turbia o sucia puede deberse al semen que queda en el tracto urinario.

Azul verdosa
Por lo general se debe a algo que has comido previamente, especialmente si dicho alimento tenía un colorante azul o verde. Por ejemplo, los espárragos pueden hacer que la orina tenga un tono verde o azul. Por otro lado, también podría indicar que estás en un proceso de cambiar vitaminas o medicamentos. Si ninguno de estos dos casos te explica la tonalidad azul verdosa, consulta al médico.

Color naranja
El consumo de alimentos como mora de los pantanos (mora naranja), remolacha, zanahorias o cualquier alimento de ese color, puede hacer que la orina tome esa tonalidad. Algunos medicamentos o la deshidratación también puede provocar que la orina adquiera ese tono. Si es de un tono naranja oscuro casi marrón, podría significar que tiene bilis. En estos casos lo mejor es consultar al médico.

Color marrón
La orina color marrón puede ser producto de haber ingerido alimentos como frijoles, habas, alubias, ruibarbo o algunos tipos de medicamentos. En un caso más extremo este color puede estar indicando un problema del hígado o mucha deshidratación.

Espumosa
En estos casos casi nunca se ve alterado el color de la orina pero, en ocasiones, sí puede tener un tono más oscuro que puede ser muy alarmante. Si es demasiado espumosa puede estar indicando el exceso de proteínas en el organismo.

Con olor fuerte
Ningún tipo de orina huele precisamente bien; sin embargo, todos sabemos diferenciar el olor particular de una orina normal y cuando es demasiado fuerte. Los malos olores pueden ser producto del consumo de café o espárragos. Si este no es tu caso, lo ideal es consultar al médico.

Color rosa o rojiza
Algunos alimentos que son de color rojo natural pueden causar alteraciones en el color de la orina y proporcionarle una tonalidad rosa o rojiza. El consumo de arándanos, ruibarbo o algún alimento rojizo puede hacer que cambie a este tono. Sin embargo, este color también puede deberse al consumo de ciertos medicamentos, sangre en orina, ejercicio intenso o una infección. Si no vuelve a su color habitual antes de 24 horas, consulta al médico. En casos más extremos, puede ser indicador de cáncer de riñón, próstata agrandada o cálculos en la vejiga.

Fuente: Mejor con Salud

Pin It