Muertes por diabetes superan cinco veces a los homicidios

Se estiman cerca de 500 mil muertes por diabetes melitus durante el sexenio, según El Poder del Consumidor; las muertes reportadas por crimen organizado sumaron 104 mil 583 hasta abril de 2018

La lápida rodeada de muertes envueltas en vestidos negros, con calaveras e incensarios en medio de basura de comida chatarra, fue el escenario para que organizaciones se plantaran frente a las instalaciones de la Secretaría de Salud, y denunciaran el aumento de 20% de muertes por diabetes durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, con respecto al de Felipe Calderón.

Al concluir el actual sexenio, se estima que el número de fallecimientos por diabetes sea de cerca de 610 mil, un incremento de más de 20%, si se compara con la anterior administración, que fue de cerca de 500 mil, señala El Poder del Consumidor.

Esta cantidad de defunciones provocadas por la diabetes mellitus, representa  5 veces más que las muertes atribuidas al crimen organizado, reportadas por el gobierno durante el sexenio, con 104 mil 583 homicidios hasta abril de 2018.

Como un grupo de enfermedades que engloban ciertas particularidades, la diabetes mellitus se caracteriza por un alto nivel de glucosa, provocado por la incapacidad del cuerpo para producir o usar insulina.

Dentro de los 37 países de la OCDE, que coordinan políticas sociales y económicas, México es el país miembro con la prevalencia de diabetes más alta, mayor que la de Estados Unidos. Además, se sitúa dentro los 5 países en el mundo con más de 10 millones de personas que viven con la enfermedad.

Al tener entre sus factores de riesgo el sobrepeso, la obesidad y la falta de actividad física, diversos organismos internacionales han emitido recomendaciones para enfrentar la obesidad y sus consecuencias. De acuerdo con la OMS, el país ocupa el primer lugar en obesidad en adultos en toda Latinoamérica.

A decir de los presentes durante la protesta, estas recomendaciones fueron ignoradas por la actual administración. Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, compartió que la Secretaría de Salud y la Cofepris “sabían que no estaban haciendo lo necesario para evitar miles de muertes por diabetes, al priorizar los intereses comerciales y políticos antes que la salud y calidad de vida de la población mexicana”.

Sobre el decreto de Emergencia Epidemiológica por obesidad y diabetes que anunció el gobierno, pero sin acompañarse alguna estrategia para evitar nuevos casos, se pronunció Ana Larrañaga, integrante de la Coalición ContraPESO.

“Ha sido lamentable escuchar a funcionarios públicos del sector Salud, declarando que este problema es producto de la apatía de las personas, cuando sabemos que en realidad existe todo un sistema que no las está protegiendo ni apoyando adecuadamente”, señaló Larrañaga.

La obesidad, diabetes e hipertensión, al ser enfermedades no transmisibles, son producto de una falta de alimentación adecuada, además de una bomba de tiempo para el sistema de salud, consideró Diana Delgadillo, Gerente de Alianzas e Incidencia en Políticas Públicas en The Hunger Project México.

“Una política integral que prevenga estas enfermedades fue un pendiente para esta Administración. El esquema actual sólo ha provocado una violación sistemática a los derechos humanos de las personas. Para empezar, el derecho humano a la alimentación adecuada, pero también el derecho a la salud”, concluyó Delgadillo.

Fuente: Vanguardia