Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

¿Cómo prevenir la lipohipertrofia si te inyectas insulina?

Esta hormona es imprescindible para la utilización de la energía de los alimentos que entran a nuestro organismo, ya que permite que la glucosa ingrese a las células del cuerpo. De esta manera, proporciona la energía necesaria para las complejas actividades que el cuerpo debe realizar, desde pensar hasta caminar.

También evita que la grasa almacenada en las células sea usada; cuando existe ausencia de insulina, el cuerpo empieza a tomar las células grasas para conseguir energía. La que es sintetizada en cantidades significativas en las células beta del páncreas, tiene la responsabilidad principal de regular los niveles de glucosa sanguínea.

Pero cuando el páncreas no la produce se desarrolla diabetes, que de no ser controlada adecuadamente puede tener complicaciones muy graves, como ceguera, daños cardio y cerebrovasculares, mala circulación de la sangre y otras que ponen en riesgo la vida. Su falta puede ocasionar hasta un coma diabético y la muerte, ya que el cuerpo no puede solventar sus propios requerimientos de energía.

El paciente necesita inyectar la insulina varias veces al día. Para que tenga el efecto esperado es necesario aplicar la inyección correctamente y siempre cambiando de lugar para evitar una lipohiperfrofia:

-La insulina y los GLP1 deben aplicarse en el tejido subcutáneo sano, evitando las inyecciones en músculo.

-Se recomienda el uso de agujas de 4mm insertadas en un ángulo de 90 grados. Si se requiere utilizar una aguja con longitud mayor se deberá usar un pliegue cutáneo para evitar las inyecciones intramusculares.

-Las zonas de inyección recomendadas son: abdomen, muslos, glúteos y brazos.

-La detección de lipohipertrofias para su tratamiento. Evitar las inyecciones en el área afectada.

-De vital importancia realizar una correcta rotación de los sitios de inyección. Dejar un espacio de aproximadamente del ancho de un dedo entre una inyección y otra. Utiliza un sitio de inyección aproximadamente cada 4 semanas.

Inyección de insulina con JERINGA
-Quita el capuchón blanco al émbolo y luego el tapón naranja que cubre la aguja.
Jala el émbolo, hasta aspirar una cantidad equivalente de aire a la dosis de insulina que te indicó el médico.

-Introduce la jeringa en el centro del caucho del vial y en forma recta, con la guja adentro del frasco y extrae la insulina.

-Con el vial en posición vertical, inserta la aguja en el tapón de goma del vial de insulina y presiona el émbolo completamente, expulsando el aire dentro del vial.

-Gira el vial boca abajo, jala el émbolo hasta medir un poco más de la dosis correcta de insulina. Si hubiera burbujas de aire en la jeringa, debes eliminarlas dando ligeros golpes hasta que las burbujas estén arriba, empuja el émbolo hasta la dosis deseada.

-Saca la aguja del vial y procede a inyectar según la técnica recomendada por tu médico.

Inyección de insulina con DISPOSITIVO TIPO PLUMA
-Cada dispositivo tipo pluma tiene su propio instructivo, léelo antes de usarlo por primera vez.

-Retira la tapa de la pluma.

-Coloca una aguja nueva. Asegúrate que entren de forma correcta.

-Comprueba el flujo de insulina.

-Selecciona la dosis indicada.

-Selecciona el sitio de inyección e inserta la aguja en ángulo de 90 grados. Espera por lo menos 10 segundos antes de sacar la aguja de la piel para evitar la fuga de insulina.

-Retira la aguja de la pluma y deséchala en forma segura.

La lipohipertrofia aparece en la piel cuando las personas se inyectan insulina de forma habitual en un mismo lugar y provoca que la piel se ponga dura e inflamada, pero no causa dolor alguno. Esto sucede porque la insulina puede provocar una especie de agrandamiento de los tejidos de la piel.

Como no se presenta dolor ni enrojecimiento, es común que pase desapercibida en las primeras etapas, pues el endurecimiento de la piel puede desarrollarse muy lentamente. Una forma de asegurarte de que eso no te suceda, es pasar tu mano por los lugares en donde acostumbras inyectarte, así sabrás si tu piel está presentando alguna alteración.

Si no notas cambios pero tus niveles de glucosa en sangre aumentan sin que exista una razón, te recomendamos que acudas con un médico, pues muchas veces esos cambios en los niveles de azúcar se deben a que las aplicaciones de insulina se llevan a cabo en lugares en los que el crecimiento celular es irregular y por ello la absorción de la hormona no es el correcto.

Para que te asegures de que tu piel no sufra esta condición, sigue estos consejos: Inyéctate la insulina en lugares distintos. Si presentas ya un cambio en la piel, deja de inyectarte en esa zona aunque te parezca que la inyección es menos dolorosa. Ten calma, si los bultos en la piel son pequeños es probable que en pocos meses desaparezcan.

Fuente: La Crónica / Bertha Sola

Publicado en Tratamiento y cuidados

0
0
0
s2sdefault