Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

Cateterismo periférico para salvar el pie diabético

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define que la afección del pie diabético es causada por alteraciones de los vasos sanguíneos y los nervios, los cuales a menudo se complican con úlceras que obligan a amputar. Esta, entonces, se convierte en una de las complicaciones más costosas de la diabetes.

Los cardiólogos intervencionistas, del Hospital de Diagnóstico Nelson Ulises Bonilla y Marco Fuentes, expresaron la importancia de la revisión constante de los pies de personas que han sido diagnosticadas con diabetes mellitus. “Cuando viene un paciente con diabetes, nosotros casi lo primero que vemos son los pies, dado que son los que suelen dar más problemas”, expresó Fuentes.

Los dos riesgos más importantes ante este diagnóstico son la disminución o pérdida total de sensibilidad y la falta de circulación. “Con la diabetes existen cuatro veces más posibilidades de desarrollar un evento en piernas que otra persona. Igual que el fenómeno del infarto y derrame cerebral”, explicó Bonilla. El especialista también compartió que “la diabetes causa tapones en las arterias. Este tapón está formado por colesterol. Es ahí donde se tapa la arteria y se tiene que hacer un procedimiento para que el paciente con diabetes tenga mayor circulación y sensibilidad en la zona”.

Pero ¿cómo hacen para saber si un paciente tiene pie diabético? Bonilla rescata que solo el hecho de ser diabético ya es un riesgo y por eso tiene que asistir a revisiones constantes para conocer el flujo de sangre que hay en el pie. “Como especialistas, nosotros realizamos una prueba denominada índice tobillo y brazo, la cual consiste en tomar la presión con un tensiómetro en los tobillos y los brazos”, explicó.

En la misma plática, Fuentes aseguró que “la presión debe ser similar en ambos lados (tobillos y brazos), pues, si no, estamos en problemas. Es increíble cómo hemos visto casos de pacientes que tienen la presión normal en brazo y cero en tobillo. Sin duda, no se debe esperar a llegar a esos casos”.  Ambos especialistas señalan que estos casos se dan con mayor frecuencia en personas mayores de 50 años y el riesgo de amputación aumenta más de 20 veces en pacientes de 60. Además, el sexo masculino es el más afectado.

¿Cuál es la solución? Si se detecta a tiempo, se tendrá que realizar una angioplastia, que consiste en hacer una punción en la arteria e introducir una aguja fina donde posteriormente se abrirá un globo que eliminará el colesterol que obstruye el flujo sanguíneo. “El paciente está despierto en todo el procedimiento; únicamente será sedada la zona de punción con anestesia local”, explica Bonilla, quien muestra desde la computadora de su consultorio cómo se realiza el procedimiento en vivo.

La punta de la aguja tiene un peso de 0.6 gramos; por ello, el movimiento que se hace de forma externa para llegar a la arteria correcta tiene que ser muy delicado. “Es importante que el paciente sepa que la enfermedad no se cura, pues el objetivo principal es destapar la arteria”, dice Bonilla, y añade que en el primer año hay de un 15 % a 20 % que se vuelva a estropear la arteria; sin embargo, si el paciente sigue los consejos, puede durar hasta 10 años. “Claro, si un paciente consume tabaco, sigue una dieta desbalanceada y una vida sedentaria, el margen de error será mayor”, añade Fuentes.

“Hay pacientes que a las pocas horas ya pueden tener sensibilidad y hasta mover los dedos si no lo podían hacer”, narra el especialista. El procedimiento dura aproximadamente tres horas y el paciente podrá ser dado de alta hospitalaria a las 24 horas después, dado que deberá estar en observación. “El tubo se retira cuatro horas después del procedimiento para que pase el efecto del medicamento anticoagulante (heparina)”, dice Bonilla.

En el procedimiento están presentes dos intervencionistas y un anestesiólogo. “La ventaja de este procedimiento es que es muy benigno en cuanto a complicaciones. Su éxito es de 85 %. Incluso si un paciente tiene úlceras, estas pueden sanar de forma natural”, concluyó Fuentes. Los especialistas coincidieron sobre la importancia de la cultura de prevención sobre el pie diabético y enfatizaron en que todo el gremio médico conozca sobre esta alternativa que permite, según ellos, “salvar un pie”.

Fuente: La Prensa Gráfica

Publicado en Tratamiento y cuidados

0
0
0
s2sdefault