Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

La diabetes en el núcleo familiar

Cuando una persona vive con diabetes, el apoyo familiar es muy importante, la diabetes es una oportunidad para que toda la familia tenga un estilo de vida más saludable, mejoren sus hábitos, hagan ejercicio y cuiden de su salud. Es también una oportunidad para estar más cercanos, fortalecerse y respaldarse.

Es importante que te apoyes en tu familia, quienes posiblemente son las personas más cercanas a ti, que recurras a ellos para que te acompañen a tus citas con los especialistas y a tus exámenes de laboratorio y que aprendan a actuar en caso de que presentes una crisis o necesitas ayuda.

Sin embargo una persona que vive con diabetes puede llegar a cansarse si su familia está todo el tiempo interviniendo en lo que hace, lo que come y la manera en que se cuida. Esto puede hacerlo sentir perseguido o regañado. A su vez, la familia también se cansa, se preocupa y se estresa.

Lo importante es encontrar un equilibrio en la relación donde exista el apoyo, la confianza y la compañía sin caer en extremos en donde solamente exista una relación con esa persona a través de su diabetes, o por otra parte, estar muy lejanos y desinteresados acerca de lo que le pasa a nuestro familiar. A continuación explicaremos ¿Quién es un cuidador primario informal? y cómo puede verse afectado por la carga de los cuidados.

-¿Quién es un cuidador primario informal?
-¿Habías escuchado el término “Cuidador primario informal”?
-¿Qué te da a entender este término?

Se denominan cuidadores primarios informales (CPI) o familiares, al conjunto de personas (en el 85 por ciento de los casos, son las mujeres quienes se ocupan), que dedican una importante parte de su día a cuidar de personas con alguna enfermedad o discapacidad.

Son usualmente parientes o amigos y las características son las siguientes:
-No son remunerados financieramente por sus servicios
-Implica una dedicación importante de tiempo y energía
-Suelen dar más de lo que reciben
-Es una actividad que normalmente no se ha previsto y para la que no se ha sido previamente entrenado

Las preocupaciones y miedos más frecuentes de los cuidadores son (Rosales, 1999):
-Miedo a ser testigo del sufrimiento y dolor del familiar dependiente.

-Miedo al fracaso como cuidador o a la incapacidad para manejar los problemas: “No sé si voy a ser capaz de hacer frente a esta situación”, “No voy a saber”, “No seré capaz de mantenerme psíquicamente bien”, “¿Cuánto tiempo voy a aguantar así?, ¿Cuántos días, años, antes de que se me acaben las fuerzas?”.

-Preocupación ante la posibilidad de tomar decisiones equivocadas, que lleven a una consecuencia inesperada provocando el malestar de otros familiares.

-Preocupaciones por cómo se siente la persona cuidada: “¿Cómo se sentirá mi esposo cuando le administro insulina?”.

-Miedo de que las consecuencias negativas asociadas al cuidado afecten a su forma de ser o personalidad de forma irreparable: “Nunca volveré a ser quien era, esa persona llena de energía, curiosidad y optimismo”.

-Preocupaciones económicas

La acumulación de estas preocupaciones y miedos del cuidador, sumados con problemas de salud, psicológicos, emocionales, sociales y financieros, se ha llamado Carga del Cuidador. Es por esto que muchos cuidadores reportan un mayor nivel de estrés y riesgo de enfermar que aquellos que no son cuidadores.

Proporcionar ayuda, asistencia y cuidados a un enfermo, por meses o años, requiere de un gasto significativo de energía y tiempo para el cuidador, lo cual es cansado para ellos.

El estrés del cuidador se va incrementado cuando la persona cuidada padece trastornos del sueño, comportamiento difícil (agresivo, antisocial, rebeldía). Esto último afecta particularmente a la situación emocional de las personas que cuidan. La salud y el bienestar de los cuidadores se deterioran en la mayoría de los casos particularmente cuando ellos son personas mayores.

Estos son algunos síntomas que puede tener un cuidador primario informal:
-Depresión
-Ansiedad
-Insomnio
-Sentimiento de culpa
-Pérdida de la concentración
-Disminución en el rendimiento laboral

Si el cuidador tiene recursos adecuados y buenos mecanismos de adaptación, la situación de cuidar al familiar no tiene por qué ser necesariamente una experiencia frustrante y hasta pueden llegar a encontrarse ciertos aspectos gratificantes.

Ser cuidador conlleva en numerosas ocasiones aprendizajes vitales importantes para quienes desempeñan dicho rol, es decir, se aprende a valorar las cosas realmente importantes en la vida y a ignorar las intrascendentes.

Es importante que reconozcas el apoyo que te da tu familiar, que le agradezcas sus cuidados, su compañía y su atención. Así mismo, es fundamental que los familiares también cuiden de su salud, de sus emociones, ya que posiblemente tengan estrés que los desgasta. La diabetes afecta a toda la familia, no solamente a quien la padece.

Fuente: Asociación Mexicana de Diabetes

Publicado en Tratamiento y cuidados

0
0
0
s2sdefault