Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

Adolescentes buscan caminos equivocados para perder peso

De acuerdo a una encuesta publicada en 2013 por la Secretaría de Educación Pública (SEP), en México 28.8 por ciento de las mujeres y 18.6 de hombres de entre 15 y 18 años consumieron pastillas que prometían ayudarlos a perder peso fácilmente. El uso de los también llamados “productos milagro” puede generar desórdenes alimenticios, como anorexia, bulimia, compulsión por comer o incluso la muerte, de acuerdo a María del Consuelo Boy, especialista en Nutrición y dietista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en León Guanajuato.

Los tratamientos “reductivos” van de tres a 21 días, lo cual significa que pierden agua y masa muscular, indica la nutricionista. Agrega que en su mayoría están hechos de diuréticos y laxantes que pueden generar dependencia.

En México, los desórdenes alimenticios han aumentado 300 por ciento durante los últimos 20 años. Las edades donde aparecen son entre los 12 y 25 años, según cifras del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva.

La encuesta de la SEP también reveló que los jóvenes utilizan el ayuno, de hasta 12 horas, como un método para combatir la obesidad. Consuelo Boy aclaró que no existen productos milagrosos ni secretos para la eliminación de peso, ya que el éxito en la pérdida de peso sólo se logra con ejercicio y una dieta balanceada, la cual debe incluir todos los grupos alimenticios: frutas, verduras, carne, legumbres y carbohidratos, entre otros. “Lo ideal es alimentarse tres veces al día y evitar abstinencias que pueden provocar gastritis o problemas peores”, enfatizó la especialista.

Además, puntualizó que el cuerpo humano tiene una función desintoxicante natural que actúa durante la noche, por lo tanto es importante dormir ocho horas diarias, ya que durante el descanso, a través del riñón y la orina, el cuerpo se desintoxica.

Cifras recientes del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) arrojan que México enfrenta la crisis de obesidad más grave de América Latina. Para contrarrestar el problema es necesario llevar un adecuado tratamiento prescrito por especialistas, a efecto de evitar enfermedades asociadas con la obesidad como hipertensión, diabetes y complicaciones cardiacas, entre otras.

Es importante preguntarse por qué los adolescentes consumen productos no regulados o dejan de comer para perder peso. El hecho no sólo representa que pueden desarrollar trastornos alimenticios que pondrán en riesgo su salud, sino que podría ser una advertencia a los padres de que los jóvenes no se sienten felices con ellos mismos.

Agencias

Publicado en Tratamiento y cuidados

0
0
0
s2sdefault