Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

Una experiencia traumática en la niñez elevaría el riesgo de desarrollar diabetes tipo I

Las experiencias traumáticas de la niñez elevan el riesgo de desarrollar diabetes tipo I, según sugiere un estudio de Suecia.

Los autores entrevistaron a más de 10 mil familias y hallaron que el riesgo de desarrollar la enfermedad se triplicaba los niños que habían tenido experiencias traumáticas como un divorcio, una enfermedad o la muerte de un familiar.

Aunque esto no prueba que un hecho traumático provoque diabetes, el equipo considera que plantea la posibilidad de que la atención mental o la reducción del estrés tengan un papel en la prevención.

"Ahora sabemos que existen conexiones entre el cerebro y el sistema inmunológico, y no nos sorprende que un trauma psicológico altere el equilibrio inmunológico y favorezca las respuestas anormales", como la diabetes tipo I, dijo el coautor del estudio, doctor Johnny Ludvigsson, investigador de pediatra de la Universidad de Linkoping, Suecia.

La diabetes tipo I es una enfermedad autoinmune: el páncreas deja de producir insulina, que es la hormona que ayuda a las células a nutrirse del azúcar en sangre. Cuando el sistema inmunológico ataca y destruye a las células pancreáticas beta, que producen la insulina, aparece la diabetes.

Millones de personas en el mundo padecen la forma más común, diabetes tipo II, que está asociada con la obesidad y la edad avanzada, y no incluye la destrucción de las células beta.

El equipo de Ludvigsson invitó a las familias del sudeste sueco con bebés nacidos entre octubre de 1997 y septiembre de 1999 a responder cuestionarios entregados durante los controles médicos de rutina o por e-mail.

Los autores observaron que la exposición a una experiencia traumática grave en los primeros 14 años de vida elevaba el riesgo de desarrollar diabetes tipo I, aun tras considerar los antecedentes familiares de la enfermedad y otros factores, como la edad de los niños y el nivel de educación y el estado civil de los padres.

Una lesión o una enfermedad grave en la niñez, la enfermedad de los padres o la muerte de un ser querido elevaron el riesgo de desarrollar diabetes tipo I y esto se mantuvo estable aun tras considerar variables como el sobrepeso o la obesidad infantil.

Mientras que otros estudios habían asociado la diabetes tipo II con el estrés crónico o grave, este estudio es uno de los primeros que sugiere que esos mismos factores favorecerían la aparición de la diabetes tipo I, según dijo por e-mail el doctor Frans Pouwer, psicólogo de la Universidad de Tilburg, Países Bajos, y que no participó del estudio. Opinó que se necesitan más investigaciones para demostrar esa relación con la diabetes tipo I.

"Estudios previos habían indagado esta asociación potencial entre las experiencias estresantes, la exposición al estrés y la aparición de la diabetes sin resultados concluyentes", recordó el doctor David Marrero, presidente de atención de la salud y educación de la Asociación Estadounidense de Diabetes e investigador de la Facultad de Medicina de Indiana University.

Aun así, consideró que los padres pueden tomar medidas para reducir el estrés en la vida de sus hijos y alentarlos a que hagan ejercicio y coman saludablemente. Es posible que eso no evite la aparición de la diabetes tipo I, pero reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo II.

Fuente: Lisa y Rapaport / Reuters Health

Publicado en Familia del paciente

0
0
0
s2sdefault