Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

¿Cómo saber si estamos teniendo un derrame cerebral?

El tiempo para tratar oportuna y exitosamente un derrame cerebral es muy corto, por lo que cada minuto cuenta. En el 70% de los casos de un derrame cerebral leve, los síntomas no son reconocidos y pasan desapercibidos y en un 30 % la demora en buscar la atención médica necesaria, se prolonga hasta por 24 horas o más, causando, en ambas ocasiones, severos daños que en la mayoría de las veces son irreversibles y que sin duda alguna se pueden evitar si se reconocen los síntomas a tiempo y se actúa con rapidez.

Posiblemente pueda reconocer estos síntomas en otras personas, pero es vital que también las reconozca si le llegasen a ocurrir a usted. Por lo general, un derrame cerebral luce como algo que solamente les sucederá a otros, sobre todo a personas mayores que están en malas condiciones de salud y especialmente aquellas que tienen enfermedad cardiovascular.

La realidad demuestra que esto no siempre es así y que les puede ocurrir a muchas personas que no reúnen estas características, y a las que un derrame cerebral les puede ocasionar una serie de daños que afectarán su salud y sus habilidades tanto físicas como mentales. La diabetes mal controlada por muchos años, eleva considerablemente el riesgo de tener un derrame cerebral o accidente cerebro vascular (ACV). Otros factores de riesgo incluyen la edad, antecedentes familiares, colesterol elevado, tabaquismo y malos hábitos alimenticios, entre otros.

¿Qué es un derrame cerebral o un ACV?
También conocido como embolia o hemiplejia, es una lesión que ocurre cuando el normal flujo sanguíneo que va hacia el cerebro, se ve interrumpido o se reduce por la obstrucción o estrechamiento de algunas arterias, o por la formación de algún trombo. Cuando esto ocurre, el cerebro no recibe el oxígeno y los nutrientes que requiere, los cuales son transportados por la sangre, haciendo que en cuestión de minutos las células cerebrales comiencen a morir.

Por lo tanto, un derrame cerebral se considera una emergencia médica y requiere que se lo diagnostique y se lo trate de manera urgente. El tiempo estimado para poder tratar oportuna y exitosamente un derrame cerebral es de aproximadamente 3 horas, por lo que reconocer los signos de alerta a tiempo y buscar asistencia médica de inmediato es de vital importancia.

Esté pendiente de los síntomas de derrame cerebral o ACV
El doctor Mark Alberts, profesor de Neurología de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago y director del Programa de Derrame Cerebral del Northwestern Memorial Hospital de Chicago, enumera como los signos más comunes de Derrame Cerebral o Accidente Cerebro Vascular (ACV), los siguientes:
-Dificultad para hablar, pronunciar o de encontrar las palabras adecuadas. Conversación confusa y desarticulada o usted siente que no es capaz de hablar.

-Dificultad para entender lo que otras personas le dicen.

-Debilidad, falta de sensibilidad o entumecimiento en un lado de su cuerpo (especialmente si esto ocurre repentinamente), debilidad o imposibilidad de mover un brazo, una pierna o un lado de su cuerpo.

-Problemas al caminar, mareo y pérdida de balance y coordinación de un lado del cuerpo, especialmente si aparece repentinamente.

-Problemas visuales y visión doble, problemas al enfocar objetos o personas y cambios repentinos en la visión.

-Problemas de coordinación en un lado del cuerpo, especialmente cuando esto ocurre repentinamente.

-Fuerte dolor de cabeza sin causa aparente. Este es un síntoma que muchos confunden con un “cotidiano dolor de cabeza”, pero que en realidad es una seria señal de advertencia de derrame cerebral. La diferencia es que en este caso se trata de un dolor de cabeza muy fuerte, que actúa rápidamente y sin causa aparente.

Aunque los dolores de cabeza causados por migraña también están asociados a un riesgo de derrame cerebral, este dolor de cabeza es mucho más fuerte que los habituales dolores de cabeza causados por migraña. El doctor Alberts lo describe como “la repentina sensación del peor dolor de cabeza de toda tu vida” y resalta la importancia de buscar ayuda médica de inmediato si esto sucede.

Historia de un caso que culminó exitosamente
Hace más de 3 años, Lisa Burns, de Boston en Massachusetts, sufrió un derrame cerebral isquémico. Su novio, que afortunadamente estaba con ella cuando esto sucedió, describe lo que escuchó y vio en aquel momento “hablaba como balbuceando, vi como sus labios estaban como caídos y no era capaz de responder a mis preguntas” y continuó explicando “enseguida me di cuenta de que eran síntomas de derrame cerebral y la llevé inmediatamente al servicio de emergencia del hospital más cercano”.

Pero para la persona que sufre un derrame cerebral los síntomas lucen diferentes a lo que las demás personas están observando. Mientras Lisa Burns estaba teniendo el derrame cerebral esto era lo que ella sentía:
-Náusea.
-Pensaba que estaba hablando, pero no era capaz de hacerlo.
-Confusión.
-Estaba pendiente de lo que estaba sucediendo pero era incapaz de hacer algo al respecto.
-Pérdida de la memoria.

Mientras su novio respondía a las preguntas de los médicos, éstos actuaban rápidamente al tiempo que la boca de Lisa Burns se paralizaba debido a lo que estaba ocurriendo en su cerebro. “Yo estaba completamente consciente de lo que estaba sucediendo pero no era capaz de responder ninguna de las preguntas” comentó Burns al recuperarse y continuó diciendo “la mejor manera de describirlo es estar prisionera dentro de tu propio cerebro, estás incapacitada físicamente y es como si te apagaran porque no puedes hablar con nadie”.

Después de unas horas todo estaba regresando poco a poco a la normalidad, “me sentía como cuando era una niña, ya que era como si estuviese aprendiendo nuevamente” recordó Burns. Sus palabras eran confusas y olvidaba todo con rapidez. Pero afortunadamente estos síntomas únicamente duraron unas horas y en la noche ya estaba conversando normalmente, gracias a la valiosa ayuda de su novio y la oportuna intervención de los médicos.

Lisa Burns es y fue, antes del derrame cerebral, una joven y saludable instructora de ejercicios de 33 años, sin aparentes factores de riesgo de tener un derrame cerebral. Lo que Burns no sabía era que padecía de una enfermedad congénita en su corazón llamado defecto septal atrial o DSA. Los médicos atribuyeron a esta enfermedad congénita en el corazón, la cual no había sido diagnosticada, como la posible causa del derrame cerebral que sufrió Lisa Burns.

Evitemos los severos daños
El derrame cerebral es una de las principales causas de discapacidad y de muerte en todo el mundo. Aproximadamente 800,000 personas en los Estados Unidos sufren derrames cerebrales cada año, de las cuales unas 137,000 mueren por esta causa y para el resto de ellos la vida les cambia para siempre.

En Estados Unidos unos 6.5 millones de personas son sobrevivientes de un derrame cerebral. Muchos años atrás, se creía que los derrames cerebrales no podían ser tratados, pero las cosas han cambiado, en especial gracias al desarrollo de nuevas técnicas y avances científicos.

La historia de Lisa Burns nos muestra que un derrame cerebral le puede ocurrir a cualquiera. Sin importar si consideramos que tenemos o no factores de riesgo, el estar alertas a los síntomas de derrame cerebral es vital para evitar severos problemas irreversibles de salud. Por tal motivo es muy importante que tengamos la seguridad de que tanto nosotros como nuestros seres queridos sepan reconocer todos los signos de alerta y actuemos de inmediato en caso de que notemos alguno de éstos.

Fuente: Diabetes al Día / Joe Cardozo

Publicado en Complicaciones

0
0
0
s2sdefault