Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

Diabesidad, peligrosa combinación

La diabetes ha superado a las enfermedades cardiovasculares como primera causa de muerte en México y, de acuerdo con los datos más recientes del Sistema Nacional de Información en Salud, cada año fallecen 80 mil personas por este padecimiento.

A la par, se han incrementado los casos de sobrepeso y obesidad. De ahí que la comunidad médica internacional haya creado un nuevo concepto para caracterizar a ambas enfermedades como diabesidad, concepto que resume las complicaciones derivadas del estilo de vida poco saludable, aunque cada vez más común, que pone en riesgo los niveles de presión arterial, grasas (colesterol y triglicéridos) y, por supuesto, glucosa en sangre.

Una realidad alarmante
El término diabesidad se acuñó para hacer énfasis en la relación entre diabetes tipo 2 y obesidad, lo que se debe a que se está demostrado que el tejido adiposo (graso) produce sustancias o moléculas que afectan al páncreas y, con ello, aceleran el daño a este órgano, lo que puede derivar en diabetes.

Por tanto, un porcentaje importante del crecimiento que ha tenido la enfermedad en todo el mundo, sin que México sea la excepción, es el aumento en el porcentaje de personas con obesidad y sobrepeso. Hay que poner especial atención en lo siguiente: se ha demostrado que no es necesario tener obesidad muy marcada para estar en riesgo de llegar a la diabetes. Tener sobrepeso ya es una condición que puede generar problemas para mantener las cifras normales de glucosa.

Lo que pasa en el cuerpo
Las grasas consumidas en exceso tienden a acumularse dentro de las células musculares de brazos y piernas, pero también en las fibras musculares cardiacas, hepatocitos (forman parte del hígado) y células beta del páncreas.

Lo anterior modifica en forma gradual el metabolismo y condiciona que exista resistencia a la insulina (cuando esta sustancia que permite asimilar la glucosa ya no es aprovechada por los tejidos, de modo que el azúcar se queda en la sangre).

Entonces, el páncreas, descontrolado por la elevación de glucosa, acelera su trabajo para producir más insulina, y este hecho, a su vez, incrementa la grasa que ya existe. De esta forma, la diabetes está a la vuelta de la esquina.

Más jóvenes afectados
La diabetes tipo 2 puede ocurrir en todas las edades, pero con base en algunos registros nacionales sabemos que en la población mexicana la mayoría de los diagnósticos se realiza en personas de entre 35 y 55 años, y muy pocos son los casos que ocurren después de los 65 años.

Los casos de diabetes en adolescentes y niños mexicanos se han incrementado en los últimos tiempos, lo que está en relación directa con la mayor presencia de obesidad en menores de edad.

Mortalidad a la alza
Los programas de salud tienen como meta detener el avance de la mortalidad, y para ello buscan que las personas que están más descontroladas reciban un manejo muy oportuno y preciso, a fin de que se les coloque en situación de menor riesgo.

Asimismo, se pretende que los equipos de salud que se han integrado para formar las clínicas de diabetes puedan atender otros problemas crónicos de salud, como obesidad, dislipidemia (aumento en los niveles de grasa en la sangre), hipertensión (presión arterial elevada) y atención a las personas mayores de 65 años, pues todos ellos forman parte de la misma problemática.

Muchas defunciones ocurren en personas mayores de 65 años, lo que puede parecer no tan malo, pero no se ve así cuando se observa que muchos de estos pacientes tienen tal variedad de daños que se manifiestan en su capacidad visual, hipertensión, amputación o problemas cardiovasculares, es decir, tienen baja calidad de vida.

Publicado en Complicaciones

0
0
0
s2sdefault