Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

2018-08-18

Al bajar los niveles de testosterona, aumenta el riesgo de padecer diabetes

 

La testosterona, también conocida como "la hormona masculina", es producida por los testículos en más del 90 por ciento y tiene una influencia decisiva en el estado de ánimo y la sensación de bienestar, además de que controla las funciones sexuales del hombre.

Es común que a partir de los 30 años de edad haya una disminución en su producción y ello aumente las probabilidades de síndrome metabólico, con el consecuente riesgo de infarto y/o evento vascular cerebral, así como resistencia a la insulina que puede derivar en diabetes.


Así lo advirtió el doctor Farid Saad, profesor honorario del departamento de Endocrinología e Investigación Clínica de la Universidad del Golfo de Ajmán, Emiratos Árabes Unidos, durante su reciente visita a México.

La disminución natural de testosterona (hipogonadismo) que enfrentan los hombres tiene una estrecha relación con el síndrome metabólico, el cual implica la suma de al menos tres trastornos de salud, que ponen en riesgo la vida: obesidad o sobrepeso (circunferencia abdominal de 94 centímetros o más), triglicéridos elevados (igual o mayor de 150 mg/dL), bajo colesterol HDL (nivel de lipoproteínas de alta densidad menor a 40 mg/dL), hipertensión (presión arterial de 130/85 mmHg o mayor) y prediabetes o diabetes (glucemia en ayuno de 100 mg/dL o mayor).

“La obesidad es el principal factor común en el mantenimiento y amplificación de estas dos enfermedades, ya que a mayor porcentaje de grasa, hay un aumento en la severidad de los otros componentes del síndrome metabólico y también conlleva a un inadecuado funcionamiento de las células de Leydig, encargadas de producir testosterona”, explicó.

Dicha situación se agrava debido a que la testosterona es una hormona que favorece la utilización de energía en el organismo, mediante el incremento y mantenimiento de la musculatura principalmente; por lo tanto, cuando disminuye su concentración, la energía extra tiende a almacenarse en las células adiposas, conduciendo a un círculo vicioso de aumento de la masa grasa, con una afectación cada vez mayor en la producción de testosterona y potenciando de forma negativa a los componentes del síndrome metabólico.

¡No te vayas!
Además de mantener la apariencia y estructura típicas masculinas, la testosterona influye directamente en deseo sexual (libido), potencia (calidad de la erección) y fertilidad (producción de espermatozoides). Ante la baja producción de la hormona estas importantes funciones disminuyen, pero también habrá baja en el tamaño testicular, pérdida de memoria y dificultad de concentración, cansancio, falta de apetito, insomnio, disminución de la densidad ósea, pérdida de vello o cabello quebradizo y alteraciones en el estado de ánimo (irritabilidad, mal humor).

Al respecto, el doctor Miguel Gil Flores, maestro en ciencias con especialidad en Farmacología y Toxicología, destacó que considerando el riesgo que representa la disminución de los niveles de testosterona en los varones, es fundamental que todos los hombres a partir de la cuarta década de la vida acudan al médico ante la aparición de signos asociados con dicho trastorno, entre ellos disminución del deseo sexual, disfunción eréctil, fatiga, aumento de peso, agrandamiento de mamas, reducción de fuerza muscular y caída de cabello

“Como parte de la estrategia para restablecer los niveles de testosterona existen tratamientos de reemplazo hormonal como el undecanoato de testosterona, el cual permite mantener de manera estable los niveles de esta hormona hasta por 12 semanas”, mencionó el investigador en el campo de la salud masculina.

Cuando los niveles de testosterona alcanzan estándares normales, en el organismo masculino ocurren notables mejorías que ayudan a contrarrestar los efectos del síndrome metabólico, por ejemplo, incrementa la masa y fortaleza muscular, al tiempo que disminuye la acumulación de grasa, reduce la circunferencia de la cintura, mejora el perfil de lípidos y el metabolismo de la glucosa, y con ello los riesgo asociados al Síndrome Metabólico, aunado a que aumenta la densidad mineral ósea y la resistencia física, lo cual mejora las condiciones para que el hombre pueda realizar actividad física, expresó.

Los hombres que cursan entre la cuarta y quinta década de la vida pueden ayudar a prevenir altibajos en los niveles de testosterona al llevar alimentación con bajo índice de grasas y carbohidratos y con alto contenido de fibra y proteína, practicar actividad física regular, no consumir en exceso alcohol, tabaco y cafeína.

Asimismo, es muy importante dormir bien, ya que el descanso nocturno insuficiente o el insomnio reducen los niveles de testosterona. Además, es muy importante evitar niveles altos de estrés, ya que con ello se estimula la producción de cortisol en lugar de testosterona.

Adicionalmente, la administración de este tratamiento produce mejoría en la libido y la función sexual, además de generar un efecto positivo en el estado mental, la autoestima y ánimo del paciente, por lo que no solamente se contribuye a reducir el riesgo cardiovascular, sino que hay evidencia de que reestablece varios procesos metabólicos en favor del bienestar integral del hombre.

Finalmente, los especialistas invitaron a todos los hombres a identificar lo antes posible las alertas del hipogonadismo, acercarse con su médico y así, enfrentar a este padecimiento antes de que se presenten riesgos cardiovasculares que podrían ser fatales.

Publicado en Complicaciones Visto: 2011

Número de visitas: 2011

0
0
0
s2sdefault