Recibe nuestro boletín

Twitter

El estrés y sus efectos en la glucosa PDF Imprimir E-mail
Viernes, 01 de Abril de 2011 23:52

Diversos factores como el tráfico, presiones y el trabajo, por mencionar algunos, generan estrés en las personas que viven en las grandes urbes, mismos que puede traducirse en elevados niveles de azúcar en sangre o padecimientos cardiacos.

“Cuando el cuerpo se encuentra en estado de estrés, el organismo entra en una fase de alerta y ante ello el corazón se acelera, se contraen los músculos y los vasos sanguíneos, entre otros factores que ayudan al cuerpo a tener una respuesta inmediata al peligro”, explicó el cardiólogo Gerardo Rodríguez Diez, jefe del Servicio de Arritmias Cardiacas del Hospital ABC, Santa Fe.

El mecanismo del estrés se activa en las glándulas adrenales (ubicadas en la parte superior de los riñones), las cuales producen hormonas como adrenalina y noradrenalina; al mismo tiempo el páncreas segrega glucagón (hormona que eleva el nivel de glucosa en la sangre), y debido a esto el organismo puede tener cambios que llevan a  severas consecuencias.

Cuando se presentan estos periodos de alerta se secreta una mayor cantidad de cortisol (hormona producida en las glándulas adrenales) que se libera como respuesta al estrés y una de sus funciones principales es incrementar el nivel de azúcar en la sangre para que el organismo pueda producir energía.

Para las personas que viven con diabetes la secuela lógica que se presenta es el aumento de los niveles de azúcar en sangre, lo que podría llevarlo a un estado de hiperglucemia (altos niveles de glucosa en sangre).

Por otra parte, cuando se activa de manera crónica el estado de alerta la presión sanguínea se acelera y uno de los efectos del cortisol es que inhibe la producción de insulina, lo que disminuye la acción de transportar la glucosa a las células. De modo que en las personas que no tienen diabetes también  pueden verse incrementados los niveles de azúcar en sangre.

Para el doctor Rodríguez Diez, adscrito al Servicio de Arritmia en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, en la Ciudad de México, el estrés crónico provoca que existan estas hormonas de manera alterada y no haya manera de liberarlas mediante alguna actividad, lo que provoca que se acumulen en el organismo.

A decir del experto, si se mantiene el estado de alerta que genera el estrés puede provocar también que se contraigan los vasos sanguíneos, lo que puede derivarse en hipertensión (incremento de la presión sanguínea), arritmias y taquicardias (alteraciones en la frecuencia cardiaca) y puede tener como resultado problemas cardiovasculares.

“La mejor manera de regular las hormonas que pueden elevar la glucosa y llevar al paciente a problemas vasculares es mantener una dieta adecuada, realizar ejercicio para que el organismo pueda bajar los niveles de adrenalina, noradrenalina y cortisol; además, la actividad física genera otra hormona llamada endorfina que da sensación de bienestar y relaja los músculos, lo que ayuda a reducir los niveles de estrés”, finalizó Rodríguez Diez.

Aunque el estilo de vida actual en ocasiones no permita que las personas se relajen, para los pacientes con diabetes es necesario mantener una dieta adecuada, practicar alguna actividad física y tomar los fármacos que su médico prescriba, de esa manera se logrará llevar un adecuado control de su padecimiento.

Samara Camarena


( 5 Votos )

Comentarios

Nombre *
Correo electrónico (Para la verificación y respuestas)
URL
ChronoComments by Joomla Professional Solutions
Enviar comentario