Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses
Vive con diabetes

Tres maneras de librarte de los dolores de cabeza asociados con la diabetes

Las personas con diabetes tienden a sufrir dolores de cabeza con mayor frecuencia que las no diabéticas. La principal razón son las fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre, principalmente las concentraciones bajas. Si este es tu caso, sigue las siguientes instrucciones que te ayudarán no solo a evitar estos dolores sino también a mejorar tu control de la enfermedad.

Toma agua. La razón por la cual la sed produce dolor de cabeza no está clara. Algunos expertos señalan que esto se debe a los esfuerzos del organismo para mantener el nivel de los fluidos corporales; los vasos sanguíneos se estrechan y, en consecuencia, el flujo sanguíneo es menor.

Para prevenirlos, hay que estar debidamente hidratados. Se recomienda beber ocho vasos de agua al día. Trata de seguir esta sugerencia; el agua también ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo. Esta función es muy importante cuando experimentas una subida de azúcar en la sangre, ya que el cuerpo trata de eliminar el exceso de glucosa, haciendo que los riñones trabajen con más intensidad. Si tomas agua facilitas este proceso.

Evita rechinar los dientes. Se piensa que este acto puede causar dolores de cabeza. Se cree que la fuerza aplicada al masticar, unida al movimiento realizado al “moler”, crea presión y estrés en los músculos y las articulaciones que pueden provocar dolor de cabeza.

Además de la jaqueca, el rechinar de los dientes debilita el esmalte y los hace susceptibles a caries. ¿Cómo se relaciona todo esto con la diabetes? Las personas con la enfermedad tienen más riesgo de sufrir trastornos en las encías y problemas dentales. Para evitar el rechinar de los dientes puedes usar un protector (férula). Puedes adquirir uno genérico en la farmacia o tu odontólogo puede hacerte uno a la medida.

Controla la glicemia. La mayoría de las personas con diabetes sufren de dolores de cabeza debido a las fluctuaciones en la glicemia. Es difícil mantener un control perfecto del azúcar en la sangre pero hay algunas acciones que puedes realizar para mejorar ese control.

Primero, tomar las medicaciones en el momento preciso es crucial, no importa si se trata de inyecciones de insulina o medicamentos orales. Segundo, está comprobado que el control de las porciones de comida ayuda a controlar la glicemia. Es mejor comer pequeñas porciones más frecuentemente; también es clave medirse el nivel de azúcar al menos unas 4 veces al día.

Fuente: DiabeTv

Publicado en Viviendo con diabetes

0
0
0
s2sdefault