Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

¿Para qué sirve y cómo se consume la cebada?

La cebada es conocida únicamente porque es el ingrediente principal de la cerveza y otras bebidas alcohólicas como el Whisky. Sin embargo, no es simplemente un componente de ellas, sino que también forma parte en varios platillos. Conoce para qué sirve y cómo se consume.

Es una gramínea de sabor dulce, sus espigas son largas y flexibles, se siembra en otoño y qn primavera en Asia Occidental y África Nororiental (lugares de origen). Junto al trigo, el maíz y el arroz, forma un grupo de cereales “destacados” en todo el mundo. Se puede plantar en terrenos poco fértiles y a diferentes alturas, por ello es conocido en varios países, excepto zonas húmedas, tropicales y semitropicales. En la actualidad, los mayores productores de cebada son Canadá y Rusia.

Durante miles de años este cereal se utilizó para fabricar pan, algo que en la actualidad el trigo tomó protagonismo. Aquellas personas que buscan una dieta más saludable, por ejemplo, eligen la cebada, que se puede comprar en bolsas de granos pelados. Sirve para preparar guisos, sopas, pastas, salteada con verduras, ensalada, etc. Es una buena opción para consumir en el desayuno con leche, yogur o jugo de naranja como cualquier otro cereal. En muchas partes del mundo la cebada es un sustituto del café, al usar los granos germinados, tostados y luego mezclados con malta.

El uso más popular de la cebada es la fabricación de leches malteadas (una especie de batido, muy común en Estados Unidos, por ejemplo) y la obtención de mostos. En ciertos países, se aconseja a las mujeres embarazadas o lactantes que consuman cebada. A su vez, son la base de la fabricación de cerveza, sirope, vinagre, whisky y ginebra.

Algunas curiosidades sobre el pan de cebada: los primeros vestigios de su consumo datan de hace 12 mil años; se dice que el milagro de la multiplicación de los panes de Jesús se trataba de un pan de cebada. Además, Pitágoras y Platón recomendaban a sus alumnos consumirlo porque era bueno para ayudar a pensar, concentrarse y comprender las enseñanzas. Por su parte, Galeno e Hipócrates aconsejaban beber el agua de cebada para curar enfermedades agudas de todo tipo. En la medicina Tradicional China, este cereal es usado para hacer curas hepáticas y tratar alergias de primavera.

Propiedades nutricionales de la cebada
Se dice que la cebada es el cereal más antiguo cosechado y empleado por el hombre. Posee muy buenas ventajas en relación al resto, con más proteínas que el trigo pero menos gluten, por lo que el pan de cebada es más compacto y menos esponjoso. En algunas regiones se realiza una mezcla entre ambos cereales para aprovechar los beneficios en conjunto.

A su vez, la cebada es una gran fuente de vitaminas del grupo B, evita la rigidez de los capilares, regula el colesterol, evita la acumulación de grasas en el hígado, actúa como tónico cardiaco, protege el sistema nervioso y combatela depresión y la ansiedad. También ofrece vitamina K y ácido fólico.

Se sabe también que la cebada contiene minerales benéficos como ser el potasio, el fósforo y el magnesio, así como oligoelementos (cobre, zinc, azufre, hierro, yodo). Es un alimento ideal para los niños que tienen problemas de crecimiento. Es el cereal que más cantidad de fibra soluble ofrece (un 17% de su composición), esto la convierte en un alimento que retrasa la absorción de glucosa en sangre y reduce el colesterol. Tiene muy buenos antioxidanes que protegen del cáncer y los radicales libres.

Algunas propiedades de la cebada: digestiva, emoliente, desintoxicante, tónica, reconstituyente, diurética, antiinflamatoria, mineralizante, antiséptica, laxante, vasoconstrictora y galactagoga. Se digiere sin problemas cuando está bien cocinada. Es útil para el trabajo físico y también intelectual, estimula el sistema neurovegetativo y protege los sistemas nervioso y cardiaco.

Pero eso no es todo con este súper cereal, que a partir de ahora no querrás dejar de consumir en tu dieta: es indicado para los casos de diarrea, cólera e infecciones intestinales. Para estos casos, se macera 50 gramos de cebada en un litro de agua, se hierve por 20 minutos, se cuela y se endulza con melaza. Se ha usado para la tuberculosis y para desintoxicar los riñones y el bazo.

Las investigaciones afirman que presenta sustancias inhibidoras que bloquean la producción hepática del colesterol “malo” (LDL), protege a las mucosas intestinales irritadas, se le inculcan efectos anticancerígenos por ciertas enzimas, tonifica la salud digestiva, siendo muy bueno para los enfermos y convalecientes. Además tiene efectos laxantes, eliminando el estreñimiento y equilibrando la flora intestinal, todo ello debido a la cantidad de fibra soluble.

En definitiva, el consumo periódico de cebada es bueno para los casos de: problemas hepáticos y biliares, estrés, reuma, edemas, rigidez articular, lactancia, osteoporosis, dispepsia, tumores de color y estómago, depresión, menopausia, ansiedad, estreñimiento, anemia, convalecencia, afecciones coronarias, diabetes, arterosclerosis, debilidad, gastritis, colesterol alto, afecciones pulmonares, cistitis y prostatitis.

No hay dudas de que la cebada es un alimento con mil y una propiedades, que puede ser consumido por todas las personas. Existen variadas recetas para disfrutar de este maravilloso cereal con tantos beneficios para nuestro cuerpo. Es tiempo de que volvamos a consumirlo, como seres humanos.

Fuente: Mejor con Salud

Publicado en Nutrición y Ejercicio

0
0
0
s2sdefault