Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

Beneficios que tal vez no conocías del aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los alimentos más conocidos y utilizados de la gastronomía mundial. Su suave sabor y el hecho de ser considerado como el más saludable ha hecho que millones de personas lo prefieran. Proviene del fruto del olivo, a través de un proceso de prensado natural que se encarga de mantener todas las propiedades y nutrientes. De todas sus variedades, la más recomendada es la virgen extra, pues es la que más pureza y calidad tiene.

Desde el punto de vista nutricional, se trata de una fuente significativa de ácidos grasos monoinsaturados, vitamina E, vitamina K y otras sustancias antioxidantes que le confieren increíbles bondades. Lo mejor es que su agradable sabor facilita su consumo crudo pues, aunque se puede cocinar, las altas temperaturas pueden dañar muchas de sus cualidades. Existen muchas razones por las que todos deberían empezar a incluirlo a partir de ahora en sus dietas.

Bueno para tu salud cardiovascular
La ingesta diaria de una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen extra se ha convertido en un hábito ideal para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Por su elevado contenido de ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados tiene la capacidad de aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL) mientras disminuye la presencia de LDL, también llamado colesterol malo.

También se destaca su significativo aporte de vitamina E cuyo efecto antioxidante protege el organismo frente a los efectos negativos de la oxidación del colesterol, que puede obstruir las arterias. En resumen, se trata de un alimento idóneo para conservar la salud cardíaca y del sistema circulatorio.

Es bueno para el hígado y la vesícula biliar
Esta variedad de grasa saludable es un gran complemento de las dietas para desintoxicar el hígado y la vesícula biliar. Incluyéndolo en el plan de alimentación diario se puede disminuir el riesgo de hígado graso y otros trastornos que afectan su buen funcionamiento. Sus compuestos antiinflamatorios y su capacidad para aumentar el colesterol bueno contribuyen a mantener un equilibrio en las funciones de este órgano vital. Esta cualidad es aún más provechosa cuando se consume en crudo en ayunas, mezclado con un poco de jugo de limón.

Mejora la salud digestiva
Por ser un tipo de grasa de fácil digestión, este aceite también es bueno para mantener la salud de todo el sistema digestivo. Su elevado contenido de nutrientes esenciales y su ligero efecto laxante resultan eficaces contra molestias comunes como la inflamación, la acidez gástrica y el estreñimiento. Su ingesta mejora la absorción de nutrientes en el intestino y, por si fuera poco, estimula la depuración de este. Está incluido dentro del listado de alimentos con cualidades alcalinas, ideal para regular el pH del cuerpo y las secreciones del estómago.

Reduce el riesgo de diabetes
Una de las razones por las que esta fuente de grasa es infaltable en la popular dieta mediterránea es porque minimiza el riesgo de padecer diabetes. Todo indica que sus nutrientes mejoran la resistencia a la insulina y también promueven la regulación de los niveles de azúcar en la sangre.

Reduce la inflamación
Sus ácidos grasos omega 3, el ácido oleico y el oleocantal tienen una poderosa acción antiinflamatoria que reduce los síntomas de las enfermedades que afectan los músculos y las articulaciones. De hecho, sus efectos calmantes se han comparado con los efectos del popular ibuprofeno.

Previene los derrames cerebrales
Al ser tan saludable para el sistema cardiovascular y la circulación sanguínea, el aceite de oliva también disminuye el riesgo de derrames cerebrales. Esto se debe a que evita la formación de coágulos y previene las hemorragias.

Es antibacteriano
Tomar aceite de oliva crudo contribuye a eliminar las infecciones causadas por la Helicobacter pylori, un patógeno que está presente en el estómago y cuya activación conduce a tener úlceras estomacales, dolores de estómago e infecciones.

Ayuda a evitar la osteoporosis
El aceite de oliva también debería considerarse como un aliado de la salud de las mujeres en la etapa de la menopausia o de aquellas que tienen factores de riesgo de osteoporosis. Mejora la absorción del calcio, magnesio y zinc, tres minerales esenciales para mantener la densidad ósea. También participa en la adecuada absorción de micronutrientes liposolubles como las vitaminas A y D.

Como lo acabas de descubrir, el aceite de oliva es uno de los alimentos más prodigiosos que nos ofrece la naturaleza. Basta con incorporarlo en la alimentación, ya sea en ensaladas, sopas, batidos o cualquier otra receta. Por supuesto, también puedes comerlo crudo, evitando sobrepasar las tres cucharadas al día.

Fuente: Mejor con Salud

Publicado en Nutrición y Ejercicio

0
0
0
s2sdefault