Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

¿Los sustitutos del azúcar son seguros para la salud?

Hoy por hoy es cada vez más frecuente el consumo de edulcorantes no calóricos o sustitutos del azúcar, los cuales funcionan dentro de un plan de alimentación balanceada a manejar o controlar el peso así como en el tratamiento de la diabetes.  Sin embargo, y a pesar de que estos ingredientes que se venden en el mercado han sido aprobados por las agencias de salud más importantes del mundo y en México, aún subsiste la falsa creencia de que éstos pueden ser nocivos para la salud.

Uno de los factores que se han tomado en cuenta para demostrar la seguridad de los edulcorantes comerciales es la forma en que éstos afectan al organismo, es decir, su absorción, metabolismo y posterior eliminación. Recientemente, una investigación publicada en la revista científica Nutrition Reviews de la Universidad de Oxford, en la que participaron expertos en el ramo de la salud, la toxicología y la nutrición, analizó el impacto biológico de los cinco sustitutos que se utilizan comúnmente (acesulfame, aspartame, sacarina, stevia y sucralosa) y sus efectos sobre el cuerpo humano. El estudio fue diseñado para ayudar a esclarecer las dudas que todavía existen sobre la seguridad de los edulcorantes, tanto bajos en calorías como no calóricos, sobre todo entre nutriólogos y profesionales de la salud.

“Cada uno de estos compuestos es diferente en su estructura, metabolismo e historial de uso”, escriben los autores. “Es indispensable conocer estos procesos para comprender por qué su uso es totalmente seguro.”

Después de un largo análisis, los expertos concluyeron que estos cinco edulcorantes podían dividirse en dos grandes grupos, según la manera en que son metabolizados en el cuerpo:

Sacarina, acesulfame y sucralosa: prácticamente no son metabolizados. La sucralosa casi no es absorbida por el cuerpo, mientras que el acesulfame y la sacarina, aunque sí son absorbidos, se eliminan en la orina a las pocas horas.

Aspartame y stevia: ambos son digeridos en el tracto intestinal. Concluido este proceso, sólo determinados componentes son absorbidos por el cuerpo. En el caso del aspartame, estos componentes son los mismos que pueden encontrarse en la fruta, los vegetales, y los alimentos proteínicos, de forma que no implican ningún riesgo para la salud. El componente de la stevia que es absorbido por el organismo es un metabolito similar a los de los medicamentos y, al igual que éstos, es procesado en el hígado y posteriormente eliminado del cuerpo.

En todos los casos, la eliminación de los edulcorantes no calóricos es rápida, sin que ninguno de ellos permanezca o se acumule en el organismo. Por esa misma razón, afirman los investigadores, prácticamente cualquier persona puede utilizarlos con plena seguridad. Además, la intensidad de la dulzura de los endulzantes sin calorías es tan alta (puede ser hasta 600 veces más dulce que el azúcar común) que la cantidad en que éstos se utilizan es muy baja, con lo cual se reduce aún más su impacto sobre el cuerpo humano.

Por otra parte, de acuerdo al estudio, aunque las agencias de salud han establecido las cantidades de consumo diario recomendado de edulcorantes no calóricos, éstas resultan muy superiores a las que realmente ingieren los consumidores habituales. Esto significa que, si se considera la ingesta real, todavía quedaría un margen muy amplio de consumo como para considerar que éste fuera riesgoso para la salud.

No obstante, muchas personas creen que su consumo de este tipo de endulzantes puede ser excesivo. “Una de las razones por las que esto sucede es que, en muchas presentaciones, los edulcorantes no calóricos son adicionados con compuestos de relleno para facilitar su medición al momento de utilizarlos”, explican. Esto sucede, por ejemplo, con los sustitutos de azúcar para cocinar, que suelen venderse en tabletas, bolsas o cajas. “De este modo, el consumidor puede medir las cantidades en forma similar a como lo haría con el azúcar común.”

Como conclusión, los autores del estudio reiteran la importancia de informarse sobre el impacto biológico de los edulcorantes no calóricos sobre el organismo para comprender que son totalmente seguros. “Este conocimiento es particularmente necesario en el caso de aquellos nutriólogos y profesionales de la salud que todavía dudan sobre su seguridad, pues sólo así podrán recomendar su uso con absoluta confianza, sobre todo a pacientes con obesidad o diabetes.”

Fuente: nutritionreviews.oxfordjournals.org

 

 

Publicado en Nutrición y Ejercicio

0
0
0
s2sdefault