Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

La dieta mediterránea combate los efectos del alcohol

La dieta mediterránea fascina al mundo desde que saltó a la fama hace más de una década como una de las dietas más sanas, y los investigadores prosiguen sus estudios con la esperanza de descubrir las bases científicas que se ocultan detrás de ella.

El vino es un alimento y su consumo responsable durante las comidas forma parte de nuestra dieta, una de las pautas nutricionales más reconocida y admirada mundialmente.

El Gobierno Británico aconseja reducir el consumo de alcohol a un máximo de 14 unidades da la semana (tanto para hombres como mujeres sanas), por ejemplo máximo dos copas de vino al día. Pero aunque pongan un máximo de copas el mensaje que quiere transmitir el Gobierno Inglés es claro: por el bien de su salud mejor no beber en absoluto.

En contraposición la dieta mediterránea, una de las más saludables del mundo, permite e incluso recomienda beber un par de copas de vino al día. ¿Por qué en algunos países es poco recomendable tomar dos copas de vino y en el mediterráneo es bueno? La respuesta puede estar no sólo en la cantidad de alcohol consumido, sino en lo que se bebe y con qué se bebe.

En la actualidad existen muchos estudios que evidencian que hay alimentos típicos de la dieta mediterránea como verduras, legumbres, granos enteros y aceite de oliva que contienen sustancias protectoras que ayudan a mitigar los efectos dañinos del alcohol.

Por ejemplo, una serie de estudios sugieren que incluso cantidades bajas de alcohol aumentan el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, un estudio reciente de PREDIMED, encontró que las mujeres que seguían una dieta mediterránea tenían menor riesgo de cáncer de mama, a pesar de que casi la mitad bebían hasta dos unidades de alcohol (un vaso de 175 ml de vino) por día.

El alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama al elevar los niveles de estrógeno, pero el aceite de oliva virgen extra contiene varios antiestrógenos que bloquean las acciones cancerígenas. En otro gran estudio europeo, que forma parte del estudio EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition) y que implica a 368.000 mujeres, se muestra de manera convincente que los folatos, que se encuentran en grandes cantidades en las legumbres y verduras de hoja verde, también proporcionan una acción protectora contra los efectos del alcohol.

Aunque estos hallazgos son importantes, las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deberían beber alcohol solo ocasionalmente o evitarlo.

Los efectos del alcohol con la dieta mediterránea también son menores por los hábitos alimenticios de los ciudadanos. Un estómago lleno de comida disminuye la velocidad de absorción del alcohol, lo que limita los picos peligrosos de niveles de alcohol en sangre que están vinculados a la hipertensión arterial y accidentes cardiovasculares. En los países mediterráneos, consumimos alcohol casi siempre acompañado de comida ya sea con varios platos o con alguna cosa para picar como aceitunas, patatas o alguna tapa. Bocados que nos protegen.

Por supuesto, hay muchos otros beneficios en la dieta mediterránea: es la dieta principal para reducir del riesgo de enfermedades cardiovasculares y, gracias a los estudios del Hospital Clínic de Barcelona, sabemos que ayuda a prevenir el deterioro cognitivo y las enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer.

Fuente: La Vanguardia 

Publicado en Nutrición y Ejercicio

0
0
0
s2sdefault