Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

El ejercicio aeróbico, clave para reducir la hipertensión arterial

El ejercicio aeróbico, es decir, caminar, correr, nadar o montar en bicicleta puede ayudar en la paliación de enfermedades como la hipertensión arterial (HTA), según la Sociedad Española de Medicina del Deporte. Esta patología, silenciosa y casi invisible, representa un problema de salud muy importante en los países desarrollados ya que, además de ser una enfermedad por sí misma, tiene una alta participación en la aparición y desarrollo de otras enfermedades cerebrovasculares y del corazón. Dicho riesgo aumenta si se acompaña de diabetes, obesidad, sedentarismo o estrés emocional.

Esta cardiopatía afecta en la actualidad al 38 por ciento de la población adulta, cifra que tiende a aumentar a medida que pasan los años, situándose en el 49 por ciento entre los 45 y los 65 años. Además, sólo el 75 por ciento de las personas con hipertensión arterial conocen que padecen esta enfermedad y, de estos, solamente la mitad recibe algún tipo de tratamiento. “Podemos decir que hay más de 5 millones de hipertensos mayores de 65 años, y se prevé que sean 6 millones en 2025”, afirma Pedro Manonelles, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Deporte.

A pesar de los progresos realizados en los últimos años en la prevención, detección y tratamiento, la hipertensión arterial sigue siendo un desafío importante para la salud pública: “Aunque el control de la población hipertensa ha mejorado en los últimos años, todavía sigue siendo un grave problema sanitario”, afirma el experto. Por ello, la Sociedad Española de Medicina del Deporte ha elaborado el informe Prescripción de ejercicio físico en la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial, un documento de consenso que recoge las siguientes recomendaciones para la disminución de la hipertensión arterial con ayuda del ejercicio:

Correr, montar en bicicleta y nadar

“El tipo de ejercicio recomendado como método complementario del tratamiento de la hipertensión arterial es el aeróbico que implica grandes grupos musculares, como es caminar, correr, montar en bicicleta, nadar o remar”, apunta Miguel del Valle, director de la Escuela de Medicina del Deporte de la Universidad de Oviedo. Del mismo modo sea cual sea la actividad elegida, esta debe ser aceptada por el paciente: “Hay que tener en cuenta que este tipo de pacientes con HTA a los que se les prescribe realizar alguna actividad física debe seguir determinadas pautas para evitar crisis o el empeoramiento de la enfermedad”, resalta Manonelles.

El ejercicio de fuerza, dinámico o isométrico, debe recomendarse también como actividad complementaria al ejercicio aeróbico. La forma de realización del entrenamiento de fuerza es mediante máquinas o pesas, siempre y cuando las cargas no sean excesivas, pues se podrían producir daños en otras zonas del cuerpo.

De 3 a 5 días por semana

Considerando que lo ideal es realizar actividad física cada día de la semana, una frecuencia de 3-5 días semanales es efectiva para reducir la hipertensión arterial. Se ha constatado que sólo una sesión de ejercicio puede causar una reducción considerable de esta patología y que sus efectos persisten durante varias horas, por lo que un entrenamiento continuado puede dar lugar a mejoras considerables de carácter permanente, incluyendo trabajos de fuerza tres días alternos.

Intensidad baja

Se recomienda realizar ejercicio aeróbico a una intensidad moderada, entre el 50 y el 70 por ciento del consumo máximo de oxígeno, que es la intensidad en la que se han encontrado mayores reducciones de la hipertensión. En relación con los trabajos de fuerza, las intensidades altas, aunque parecen provocar reducciones muy importantes, aumentan el riesgo de lesión músculo-esquelética y se asocian con niveles más bajos de adherencia al programa de ejercicio físico de larga duración, por lo que son más recomendables intensidades más bajas.

Más de 45 minutos

Se recomienda realizar de 45 a 60 minutos diarios de ejercicio aeróbico continuo o intermitente. Por otro lado, es de vital importancia que los pacientes con hipertensión arterial severa o aún sin controlar solo realicen el programa de entrenamientos tras haber recibido una evaluación médica y un tratamiento farmacológico.

Aun así, ni los medicamentos ni el ejercicio físico serán suficientes ya que estos deberán combinarse con otras medidas para que el conjunto pueda resultar efectivo: reducir la ingesta de sodio y el exceso de peso, y eliminar el consumo de sustancias tóxicas como son el alcohol o el tabaco.

Fuente: dmedicina.com

Publicado en Nutrición y Ejercicio

0
0
0
s2sdefault