Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

Tu nariz puede oler la diabetes y otras enfermedades

A lo largo de la historia, médicos han olido el aliento, la orina, excrementos y otros fluidos de sus pacientes para elaborar un diagnóstico, se sabe, por ejemplo, que la fiebre amarilla huele como una carnicería, la insuficiencia hepática como pescado crudo y la fiebre tifoidea como pan integral fresco.

Un reciente experimento aportó evidencias sobre cómo la gente emite malos olores cuando enferma, informa el portal web de noticias BBC Mundo.

El equipo de investigadores, liderado por Mats Olsson, del Instituto Krolinska de Estocolmo, en Suecia, vistió a ocho voluntarios sanos con camisetas de algodón.

Luego inyectaron a la mitad del grupo un placebo y a la otra mitad un químico que les provocó una reacción similar a la que se da cuando uno sufre gripe.  Un mes después, los participantes volvieron y se inyectó el químico a la mitad que no lo recibió la primera vez.

Hecho esto, tomaron las camisetas, recortaron los trozos de tela que cubren la axila y estos se usaron para dar soplos de aire a un grupo de voluntarios.

"Clasificaron las camisetas de acuerdo a cuán intenso, desagradable o poco saludable era el olor", dice Olsson, "y resultó que el grupo catalogado como enfermo tenía peor olor".

Aunque Olsson admite que el estudio, publicado en la revista Psychological Science, era muy reducido, cree que la gente enferma emite una clave química para advertir a los otros de un posible contagio, o para indicar que necesitan ayuda.

Los malos olores existen por alguna razón, afirma Val Curtis de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Según explica, el cerebro cuenta con un sistema "que ha evolucionado para hacer que nos alejemos de cosas que nos pueden enfermar".

Pero para Olsson, "lo nuevo e interesante" sobre el estudio de las camisetas es que los seres humanos parecen capaces de oler enfermedades en su fase temprana, mucho antes de que uno empiece a oler a carnicería o pescado crudo.

En el caso del cáncer, una detección temprana es crucial, pero los síntomas que llevan a visitar al médico normalmente no surgen hasta que la enfermedad está avanzada.

George Preti da el ejemplo del cáncer ovárico, que se ha convertido en el centro de sus estudios.

Así huelen las enfermedades:

Infección anaeróbica: manzanas podridas

Infección de vejiga: amoníaco

Diabetes: acetona

Insuficiencia hepática: pescado crudo

Esquizofrenia: vinagre

Fiebre tifoidea: pan integral fresco

Fiebre amarilla: carnicería

En nuestro metabolismo diario, nuestros cuerpos producen químicos que se evaporan en el aire.

Las células cancerosas, dice Preti, tienen un metabolismo diferente que las normales, y por lo tanto emiten un patrón distinto de químicos, un olor diferente.

Aunque es demasiado sutil para muchas narices humanas, hay perros que han sido entrenados para identificar múltiples tipos de cáncer y diabetes. Los humanos tienen cinco millones de receptores de olor, pero los perros cuentan con 300 millones.

Es por ello que Preti trabaja con un centro canino que entrena a cuatro perros para que detecten tejidos de cáncer ovárico.

Asegura que pueden detectarlo con un 90% de fiabilidad. Sin embargo, la idea no es que los perros trabajen en los departamentos de oncología de los hospitales, sino que le ayuden a identificar este "olor".

Una vez se logre esto, su colega Charlie Johnson programará unos sensores llamados "narices electrónicas". Los prototipos de Johnson imitarían los receptores de olor de una nariz usando nanotubos de carbono, cada uno con una muestra de ADN adherida.

Estas muestras logran transformar la mezcla de químicos en el aire en señales eléctricas. Esperemos que lo logren.

Publicado en Noticias e Investigación

0
0
0
s2sdefault