Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

¿Qué hay detrás de la fructosa?

El cuerpo procesa la fructosa pura y la glucosa pura de formas distintas, y estudios tanto en humanos como en animales han mostrado que la fructosa pura puede influir negativamente sobre la salud y el apetito de una persona. Las personas que comen fructosa pura son menos propensas a sentirse satisfechas, y más propensas a comer en exceso, lo que puede conducir a la obesidad y a la diabetes.

Casi todas las células del cuerpo pueden procesar la glucosa como fuente de energía, pero las células necesitan la hormona insulina para ser capaces de absorber la glucosa y aprovechar su energía almacenada. La misma insulina también sirve como una señal para el cerebro de que uno ha comido suficiente, explicó la doctora Kathleen Page, experta en diabetes y obesidad y profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

La fructosa, por otro lado, solo se puede procesar en el hígado y no envía al cerebro la señal de saciedad generada por la insulina.

Un estudio que Page llevó a cabo hace poco encontró que las personas que bebían bebidas endulzadas con fructosa pura tendían a mostrar más hambre que las que bebían bebidas con glucosa pura. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Encontramos que cuando los participantes consumían la bebida con fructosa, tenían una mayor actividad en las áreas de recompensa del cerebro, reportaban más hambre y deseo de artículos de comida, y estaban más dispuestos a renunciar a recompensas a largo plazo de dinero para recibir recompensas a corto plazo de comida", dijo Page.

Pero el problema de este estudio y otros parecidos es que dan a las personas glucosa pura y fructosa pura, algo que nunca sucede en la vida real, planteó Lisa Cimperman, dietista clínica de Centro Médico Case de los Hospitales Universitarios, en Cleveland.

"No es aplicable a la forma en que comemos. Todas las comidas son una mezcla de fructosa y glucosa", señaló Cimperman. "Cuando se observan los efectos metabólicos de la fructosa y de la glucosa en aislamiento, no se está aproximando a la forma en que comemos en la vida real".

Se han llevado a cabo muy pocos estudios que comparen las fuentes de azúcar de forma directa, por ejemplo comparando el jarabe de maíz alto en fructosa con el azúcar de mesa en la dieta diaria de una persona, dijo la Dra. Kylie Kavanagh, profesora asistente de patología y medicina comparativa del Centro Médico Bautista Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte. La mayoría de los pocos disponibles han sido financiados por la industria, lo que arroja dudas sobre sus hallazgos, que son mayormente positivos, plantea.

El motivo es que la glucosa y la fructosa que contiene el jarabe de maíz alto en fructosa no están químicamente vinculadas, mientras que ambas están unidas por un vínculo químico en el azúcar de mesa.

"Eso significa que se absorben mucho más fácilmente cuando se administran en el jarabe de maíz alto en fructosa industrial", advirtió Kavanagh. "La fructosa flota libremente".

Kavanagh y Sharma también creen que las ligeras diferencias en la composición de la fructosa y la glucosa que existen entre el jarabe de maíz alto en fructosa y el azúcar de hecho sí importan.

"Por supuesto que esas diferencias se acumulan, porque están en todos los alimentos que entran al cuerpo", dijo Sharma, de la Universidad de Texas. Sharma y Kavanagh creen que las variaciones entre los dos endulzantes respecto al contenido de glucosa y fructosa hacen que el cuerpo los procese de forma distinta, lo que con el tiempo se acumula, fomentando que se coma en exceso y, al final, la obesidad.

Todos los nutricionistas se muestran de acuerdo en un punto: las personas debe limitar el consumo de todos los endulzantes azucarados si quieren permanecer en buena forma física y sanas.

"El punto práctico es que no se necesita ningún azúcar añadido en la dieta para que la dieta sea saludable", enfatizó Page.

Fuente: HealthDay

Publicado en Noticias e Investigación

0
0
0
s2sdefault