Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

El consumo prolongado de refresco light engorda más que el normal, afirma estudio en EU

Cuando está la posibilidad de elegir entre refrescos de dieta y regulares, la opción libre de calorías puede no ser el menor de los dos males. Un estudio reciente de la revista Journal of the American Geriatrics Society sugiere que el refresco light también puede conducir a más grasa abdominal, especialmente a medida que se envejece.

Los investigadores analizaron los datos de 749 adultos mayores de 65 años tomados del Estudio Longitudinal de Envejecimiento de San Antonio. Encontraron que, en el transcurso de casi 10 años, los que bebían refrescos de dieta a diario vieron el crecimiento de la circunferencia de cintura más del doble que la de los consumidores de bebidas no dietéticas.

En el estudio, la circunferencia de cintura de los bebedores de refresco “ligero” se expandió 2.11 centímetros durante el periodo de 9.4 años, mientras que la del grupo que no solía beberlas sólo se expandió 0.77 centímetros. Quienes de vez en cuando bebía refrescos de dieta tuvieron también un crecimiento de 1.83 centímetros de circunferencia.

Sorprendentemente, los investigadores no encontraron ninguna relación consistente entre el consumo de refresco regular y la circunferencia de la cintura. En este punto, vale la pena recordar un montón de estudios anteriores que no han tenido problemas para enlazar las bebidas azucaradas con el aumento de peso.

Por supuesto, las preocupaciones asociadas con el aumento de la grasa abdominal se extienden mucho más allá de la vanidad. Una gran circunferencia de la cintura se ha relacionado con presión arterial alta, diabetes, enfermedad coronaria, albuminuria, depresión, el deterioro cognitivo y la muerte por cáncer y enfermedades cardiovasculares, entre otros riesgos para la salud.

A medida que se envejece, hay más vulnerabilidad a la creciente obesidad y más grasa visceral, el tipo de grasa que puede conducir a mayores consecuencias para la salud, ya que se forma alrededor de importantes órganos abdominales como el hígado, el páncreas y los intestinos.

Cuando se trata de los refrescos, la razón de este aumento de peso cintura específico y que acompañan a los riesgos de salud, posiblemente se remonta a un ingrediente que se encuentra en muchas bebidas de dieta y regulares: el ácido fosfórico.

Según Sharon P.G. Fowler, coautora del estudio y especialista en medicina y epidemiología de la Universidad de Texas en San Antonio, los refrescos light y regulares tienen niveles de acidez comparables. Pero la gente bebe más refresco de dieta, ya que aportan menor número de calorías, lo que conduce a la lógica defectuosa de que las gaseosas dietéticas son “más saludable”.

Pero eso no es necesariamente el caso. Claro, los refrescos de dieta no tienen todo el azúcar nocivo de las sodas regulares, pero el ácido fosfórico en ellos se ha relacionado con una lista cada vez mayor de problemas de salud.

Fowler dijo a The Huffington Post que hay tratar de pensar en el intestino como la propia selva personal, llena de pequeños organismos que necesitan para mantenerse en equilibrio para que permanezca lo más saludables posible. Si estás tomando mucho refresco de dieta, porque parece libre de consecuencias, podrías estar descentralizando el delicado ecosistema por la ingestión de grandes cantidades de ácido.

“Si una persona bebe cualquier tipo de refresco, ya sea de dieta o regular, para mí es comparable a tener lluvia ácida descendiendo en su propia selva”, dijo Fowler. “No creo que ninguno sea una alternativa ‘sana’.”

Mientras tanto, el Consejo de Control de Calorías, una asociación internacional que representa a la industria de comida y bebidas baja en calorías, señaló que el estudio no puede determinar la causa y el efecto, y sólo indica una posible asociación entre el refresco de dieta y aumento de peso.

En lugar de descifrar los beneficios de la light frente a la soda regular, Fowler sugiere renunciar a ambas. En cambio, se recomienda que se intente tomar bebidas sin azúcar, como el café, té, agua mineral o jugo de fruta 100 por ciento natural.

O mejor aún: hay que adherirse a lo seguro y optar por el agua simple.

¿Qué pasa en México?

En 2014, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) citó los resultados del Dr. Dariush Mozaffarian, rector de la Escuela Friedman de Políticas y Ciencias de Nutrición de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos, en los que dijo que las bebidas azucaradas son responsables de más de 24 mil muertes cada año en México, y en menores de 45 años se relaciona con los fallecimientos atribuidos a la diabetes, enfermedad cardiovascular y obesidad, del 22 por ciento de los hombres y el 33 por ciento de las mujeres.

Actualmente, México es el país con el mayor consumo de refresco anual con 163 litros per cápita, de acuerdo con un estudio de la organización civil internacional Oxfam y El Poder del Consumidor, y según un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) actualmente existen 8 millones 600 mil diabéticos por sobrepeso u obesidad, esto significa que más del 7 por ciento de la población tiene diabetes, lo que la coloca como la tercera causa más común de muerte.

Aunque no hay cifras desglosadas de cuál es el consumo de refrescos de dieta en el país, en 2013, José Mariano García Garibay,  investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), informó que sólo el 5 por ciento de los mexicanos los compra.

Más adelante, la empresa Feebo, encargada de realizar estudios de mercado llegó a la conclusión que un 88 por ciento de las personas toma refresco normal, mientras el que el 12 por ciento restante optan por lo light, zero o sin gas, en porcentajes de 5, 4 y 3 por ciento, respectivamente.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) realiza con frecuencia estudios en lo que su laboratorio analiza los productos que se venden como light o “de dieta” y concluyen que el principal problema es que las personas creen que al tener dicha etiqueta, tales alimentos no sólo no los engordarán, sino que adelgazan.

Por definición, los alimentos light, son aquellos cuyos componentes se han modificado, ya sea porque tienen menos hidratos de carbono, azúcares o grasas, y por lo tanto su aporte calórico es menor,  no así inexistente.

Por ello, con frecuencia, se consumen en exceso, con el consecuente incremento de peso, incluso mayor que si se hubieran ingerido los productos convencionales, indica la Profeco.

La recomendación ante ello es darse el tiempo de fijarse en las etiquetas, pues resaltan los contenidos de calorías por porción y en ocasiones un mismo envase contiene hasta cinco porciones.

Asimismo, es importante tomar en cuenta el resto de la composición nutricional, que incluye las grasas, proteínas e hidratos de carbono, que también aportan un consumo energético, para así no sobrepasar la cantidad de calorías recomendada, que aunque depende de la edad, peso y sexo de cada persona, suele ser de unas 2 mil calorías para hombres y mil 800 para mujeres.

Fuente: SinEmbargo

Publicado en Noticias e Investigación

0
0
0
s2sdefault