Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses

¿Multas para padres de hijos obesos?

La obesidad es considerada uno de los problemas más grandes que enfrenta la humanidad.  En estos días Puerto Rico debate si debe multar a los padres que no consigan que sus hijos pierdan peso. Pero, ¿podría funcionar una medida similar en otro país? 

Hasta ahora, las políticas contra la obesidad a nivel mundial se han centrado principalmente en imponer tasas o en ofrecer información. Pero, el viernes 13 de febrero de 2015, políticos de Puerto Rico, territorio no incorporado de Estados Unidos, iniciaron un debate sobre si el gobierno debe involucrarse en que los padres cuiden más de la alimentación de sus hijos.

Si la asamblea legislativa aprueba los planes del senador Gilberto Rodríguez Valle, los profesores de las escuelas deberán estar atentos a estudiantes que, en su opinión, estén obesos. Así, deberán referir los casos que detecten a un consejero o, en situaciones severas, a un asistente social.

Posteriormente funcionarios de salud se encontrarán con los padres y decidirán si la obesidad está causada por comer demasiado o es una condición médica.

Si el problema es la comida, los padres tendrán que establecer una dieta y un programa de ejercicios, con visitas mensuales por parte de las autoridades para asegurarse de que se sigue el plan.

Después de seis meses, examinarán de nuevo al niño. Los padres se enfrentarán a multas de hasta 800 dólares si no hay mejora en un año.

Los opositores dicen que, en una sociedad en la que la delgadez se ha convertido en un símbolo de estatus perpetuado por las revistas y las imágenes de los medios, la idea de que los profesores se comporten como un cuerpo policial no hará más que aumentar el estigma sobre la gente con sobrepeso.

Rodríguez Valle y sus partidarios insisten en que las familias serán informadas de forma confidencial, por lo que no habrá humillación para los menores delante de sus compañeros de clase.

Las multas son "necesarias para la sociedad" alega un colega, que dice: "El niño obeso es un problema de salud que se puede convertir en una carga financiera porque el menor puede desarrollar diabetes, insuficiencia cardíaca y otras enfermedades".

En 2013, 7.9 por ciento de los adultos de Puerto Rico sufren de obesidad. La cifra para los niños menores de cuatro años -17.9 por ciento- es la más alta de todos los estados y territorios de Estados Unidos.

Si los padres fallan al hacer su trabajo desde el comienzo, las escuelas deben asegurar estándares, respaldadas por castigos financieros, se arguye.

"No sólo está aumentando la obesidad", se lee en un estudio financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates publicado el año pasado, "sino que no hay datos de historias nacionales exitosas en los últimos 33 años. Se necesita una acción global urgente y liderazgo para ayudar a los países a intervenir de forma más eficaz".

"La obesidad no es como el tabaco, cuya disminución ha sido un éxito de salud pública en años recientes", dice Andrew Hill, profesor de Psicología Médica en la Universidad de Leeds, Inglaterra.

"Fumar es un comportamiento individual que está explícitamente ligado a un número de condiciones de salud adversas, mientras que la obesidad es un estado corporal.

"Las causas están impulsadas por el entorno. Vives en un entorno que te anima a comer mucha comida y te desanima a hacer ejercicio.

"Aplicar una multa para castigar algo sobre lo que la gente tiene variables grados de control no sólo parece contraproducente sino moralmente dudoso".

Fuente: BBC

Publicado en Noticias e Investigación

0
0
0
s2sdefault